1. Usa una alfombra que cubra la mayor parte del piso, si es todo, mejor. Las alfombras te ayudan a integrar texturas a la sala. No se te olvide que el mueble debe combinar con la alfombra. Todo es armonía.
  2. Tu sala debe tener un toque personal. Apóyate de elementos que te definan, que marquen la diferencia, que hagan de tus espacios algo más atractivo y único.
  3. Salas que hacen esquina, muebles con la misma forma. Puedes usar cojines de colores para que todo se vea mucho mejor.