1. Conoce muy bien el espacio.
  2. La decoración siempre va de la mano con la luz natural.
  3. Los colores neutros deben resaltar.
  4. Utiliza mobiliario cómodo.
  5. Deja un espacio para almacenar.
  6. Ya visibles las cosas que más usas.
  7. Que toda tu casa quede adaptada a lo que necesitas.
  8. Siempre da tu toque de personalidad.