Su nombre es Can Tanca. Es una vivienda ubicada en Ibiza, y se ha convertido en un ejemplo de construcción sostenible en el mundo entero. Es capaz de generar más electricidad de la que necesita.

Es el quinto edificio del mundo que ha logrado la Certificación Passivhaus Premium, el cual se otorga cuando la energía generada por la vivienda es mayor a la consumida, lo que permite vender los excedentes.

La casa es inteligente. Tiene un sistema automatizado integrado con redes interiores y exteriores, control de iluminación, climatización, audio, funciones de seguridad, entre otras, reseña el portal construyenpais.com.

Está construida con madera certificada PEFC, hay una gestión sostenible del bosque donde se extrae. Las paredes contienen aislamiento de fibra de madera y tienen un enfoscado de cal como acabado exterior, así se garantiza la impermeabilidad de la obra.