1. Estilo nórdico: minimalismo y materiales naturales.
  2. Estilo industrial: funcionalidad y piezas de metal.
  3. Estilo Mid-Century: elegancia y detalles clásicos.
  4. Estilo Rústico: calide en los elementos.