Fuente: Caraota Digital

César López

Ingeniero

Existen algunas formas para darle mayor plus a tus inmuebles y, de esta manera, mejorar su valor y aun así cerrar una venta exitosa.

Para explicarme mejor, permíteme mencionarte el caso de Wynwood. En el año 1950 esta zona, ubicada al sur del Desing District de Miami, era un barrio a donde llegaban los puertorriqueños y más adelante más inmigrantes hispanos. Por muchos años fue cuna de la pobreza, la violencia y los vicios.

También era un área industrial en la que poco a poco las naves industriales fueron quedando abandonadas hasta convertirse en una colección de almacenes antiguos. Sin embargo, a partir del año 2000 todo cambió. El lugar tuvo una transformación.

Ahora se ha convertido en un barrio interesante, atractivo, lleno de murales y creaciones de varios artistas de la mano del neoyorquino empresario, restaurador, hotelero Tony Goldman, quien vio el potencial del lugar y le dio el mejor toque: una galería al aire libre con lo mejor del arte urbano, una de las más grandes del mundo. Actualmente el barrio cuenta con más de 70 galerías de arte, colecciones, museos, antigüedades, cafés, restaurantes.

Hoy en día Wynwood es amigable para los peatones e incluye arte en todos los lugares a los que te diriges.

Ahora bien, ¿Qué tiene que ver esta historia contigo? En que así como Wynwood pasó de ser algo abandonado a uno de los mejores sitios del arte urbano que jamás pasará desapercibido, tú también puedes darle un nuevo valor o una nueva cara a tu propiedad para hacerla más atractiva.

¿Cómo? Te daré algunos consejos:

1.    Ampliar o mejorar la propiedad. Es una de las estrategias que puedes realizar para agregar valor a tu propiedad. Por ejemplo, puedes aumentar los metros de construcción al integrar algunas áreas o ampliando otros sectores de la casa.

2.    Mejorar el aspecto de la propiedad. ¿Cómo lo puedes hacer? Cuidando detalles que a primera impresión podrían acelerar la toma de decisiones de un posible comprador para tu inmueble: iluminación, interruptores, pintura y mantenimiento de puertas, ventanas y paredes.

3.     Renovar. También puedes actualizar los baños y cocinas, darle una nueva cara a tus espacios.

4.    Casa inteligente. Otro de los valores que más se pueden ofrecer es la implementación de tecnología domótica con la que puedes automatizar los sistemas en tu hogar.

Si de algo hay que estar seguros, es que en los negocios y en las inversiones, la creatividad lo es todo. Siempre debemos estar al día con las tendencias, buscar la manera de actualizarnos, de darle la vuelta a lo que no funcione, pues los tiempos han cambiado y nuestros pensamientos también. El verdadero reto consiste en realizar remodelaciones, que permitan ajustar el valor de la propiedad por un monto superior al que requiere la inversión de esos trabajos.